1990-2000

gudelj-gracias aficion

 

La ‘gudeljmanía’ inunda Vigo

Tras una temporada nefasta, la 89/90, en la que el Celta tan sólo logró 5 victorias y descendió a Segunda, la campaña 90/91 se presentaba con la necesidad imperiosa de ascender a la Primera División. La suerte del equipo vigués, pasó por lograr reunir a una serie de refuerzos que aportaron calidad al juego colectivo y que lograron marcar un poco más las diferencias. A los refuerzos y a los jugadores experimentados que ya tenía la plantilla añádanle un hombre clave: Vladimir Gudelj.

Vlado Gudelj llegaba del Vélez Mostar y dispuesto a marcar muchos goles para el Celta como prometió en su presentación. Dicho y hecho; aquel nombre futbolístico, a veces tan impronunciable, se fue haciendo un hueco en el panorama futbolístico español: el Celta era líder de la Segunda y un tal Gudelj, estaba creando el pánico en las defensas rivales con varios ‘hat-tricks’  incluidos. Sus goles, marca de la casa, su carácter educado y tímido y su implicación desde el primer partido con el Celta y el objetivo del ascenso, le convirtieron en el ídolo de la afición y se desató en Vigo la auténtica ‘Gudeljmanía’.

Sus goles llevaron al Celta a conseguir el ascenso y quedar campeones de la División de Plata. Sus goles, también fueron decisivos para consolidar al equipo en la Primera División. Gudelj se hizo un sitio entre los cañoneros de la Liga Española y el respeto que se había ganado con su pichichi de Segunda, lo refrendó, en temporadas posteriores, en aquella Primera División, antesala de la Liga de las Estrellas.

Segunda final de Copa de la historia

El Celta exhibiría en la temporada 93/94 dos caras muy diferentes. La liga la llevaría a trompicones, siendo Vlado Gudelj el máximo goleador del equipo eludiendo la promoción en la última jornada al empatar en Zorrilla frente al Real Valladolid (0-0). En la Copa del Rey ofrecería una imagen bien distinta, al jugar por segunda vez en su historia una final de la Copa, ante el Real Zaragoza. El Celta, superior, no logró resolver y se llegó al final del tiempo reglamentario con un empate sin goles. En la prórroga se pudo ver un dominio del Celta aplastante, pero el Zaragoza, jugando con un hombre menos tras la expulsión de Aragón, lograría defenderse y llegar a los penaltis. En la tanda de penaltis las 4 primeras parejas consiguen marcar llegando al quinto y último penalti donde, a la postre, se perdería el tan ansiado título. Alejo falla e Higuera marca el suyo, llevándose el título para la Zaragoza.

1990-2000 original

 

La formación inicial del Celta sería la siguiente: Cañizares; Dadíe, Alejo, P.Salinas, Otero, Salva, Vicente, Ratkovic, Gudelj Engonga, Andrijasevic.

Crisis de los avales

Uno de los hechos más relevantes de esta etapa curre en el mes de Agosto de 1995, cuando el Celta fue descendido a Segunda División B junto con el Sevilla por unos errores administrativos. Esta decisión beneficiaba al Real Valladolid y Albacete, que veían cómo iban a conseguir en los despachos,lo que perdieron en el campo.

Durante días se organizaron manifestaciones multitudinarias en Vigo, Sevilla y Madrid, pero también en Valladolid y Albacete. La decisión era difícil, ya que había intereses cruzados. Al final se organiza la liga de 22 equipos, con lo que el Celta y Sevilla se quedan en Primera y también el Valladolid y el Albacete.

Segunda clasificación europea de la historia (97/98)

Tras varios años en los que el Celta trató de asentarse entre el grupo de ‘elegidos’ del fútbol español, se buscó construir un Celta grande. Así, en 1996 llegaron jugadores de la talla de Mazinho, Mostovoi, Revivo y Dutruel, y en 1997 lo hicieron Djorovic, Ito, Karpin, Dan Eggen, Cadete, Bruno Caires y Oskar Vales. Además en 1997 se produciría el retorno de Míchel.

Esta nueva política de fichajes iba a obtener sus frutos en la temporada pasada 97/98 donde se consigue la clasificación, con Javier Irureta en el puesto de entrenador, para la Copa de la UEFA al quedar sexto en la Liga. El Celta consiguió su participación europea en la última jornada, ganando por 2-0 al Mérida, en Balaídos. Moisés y Vlado Gudelj marcaron los 2 goles. Los jugadores quisieron brindar el éxito a la afición que le apoyó hasta límites insospechados durante toda la temporada.

En el ámbito social del Club debe destacarse el nacimiento de la Fundación Celta de Vigo el 04/03/1997, en un acto celebrado en la ciudad de Vigo. Esta fue creada para fomentar el deporte y asumir los equipos base del club entre otras ocupaciones. El primer socio de honor fue el Presidente de la Xunta de Galicia, D. Manuel Fraga Iribarne.

El Celta seduce a Europa

El Euro-Celta 98/99 se reforzaba mucho y bien para afrontar tres competiciones: Liga, Copa del Rey y UEFA. Se empezaría por el puesto de entrenador, al aceptar Víctor Fernández la dirección técnica del equipo. Los nuevos fichajes célticos fueron: Cáceres, Tomás, Pinto, Penev, Makelele, y Jordi Cruyff que llegó mediada la temporada con el fin de fortalecer al equipo en el último tramo de Liga.

1990-2000 europa 1

 

El Celta tuvo una participación en la Liga impresionante, pues se mantuvo en los cuatro primeros puestos de la clasificación durante la mayoría de las jornadas, perdiendo el puesto de Liga de Campeones en el último partido. Aun así se clasificó para disputar la Copa de la UEFA el año siguiente. Su segunda experiencia europea, después de 25 años, dejaría huella en todo el continente, siendo el favorito para disputar la final de ese año que se celebraría en Moscú. El Celta era capaz de golear y convencer. Su debut se produjo en Pitesti (Rumanía) frente al Arges Dacia Pitesti, venciendo 1-0. Aquel fue un partido muy emotivo por suponer el regreso del Celta a una competición europea. Su pase para la siguiente ronda lo conseguiría en el estadio de Balaídos, dos semanas más tarde, con un resultado histórico: 7-0.

La siguiente víctima de este vendaval europeo fue el Aston Villa (Inglaterra) que le pondría un poco complicada la clasificación al Celta al vencer en el estadio de Balaídos 0-1. Quince días después demostraría el Celta que aquel resultado fue un espejismo pues,en Villa Park, pondría contra las cuerdas desde el primer minuto a los “villanos”, venciéndoles delante de su afición con un resultado no muy abultado pero contundente: 1-2. Este fue el primer gran resultado europeo pues el Celta había dejado en la cuneta a un rival de peso como cualquier equipo de la Premier League.

Un ex-campeón de Europa fue el siguiente rival del Celta: el Liverpool. Los Diablos Rojos se hundieron ante un gran Celta. En el primer partido, celebrado en Balaídos, el Celta vencería por 3-1. El resultado se antojaba corto para afrontar con garantías el encuentro en tierras inglesas, pero un juego soberbio y una entereza fuera de serie hizo que el Celta no solo no perdiera el partido sino que acabaría acorralando a los ingleses y venciéndoles ante sus incondicionales.

El juego céltico sorprendía a toda europa. El Olimpic de Marsella acabaría con el sueño europeo del Celta. El primer partido se jugó en el Velodrome de Marsella, ganando el Olimpic por 2-1, en un ambiente hostil e infernal. El gol encajado por el equipo francés hacía albergar alguna esperanza de alcanzar las semifinales. En el partido de vuelta sólo la mala suerte impidió al Celta pasar la eliminatoria pues el Olimpic realizó un juego destructivo en medio campo y se dedicó durante todo el partido a defender con todos los hombres. El resultado fue injusto: 0-0.

La Intertoto

La temporada 99/00 el Celta fue un equipo bastante irregular durante todo el campeonato doméstico si bien accedería a competiciones europeas a través de la Copa Intertoto. El equipo empezó bien en la Liga, siendo líder en varias jornadas, pero un bajón en su juego al borde de las Navidades lo desestabilizó y se colocaría durante el resto del campeonato en puestos UEFA.

 

Paralelamente, la UEFA 99/00 dejó un gran sabor de boca entre la afición que estaba acostumbrada a la metamorfosis continental de los de Víctor Fernández. El Celta se encontraba ya en dieciseisavos de final y las “peritas en dulce” escaseaban en el bombo del sorteo. El Benfica portugués, un clásico europeo campeón de Europa, fue el equipo emparejado con el Celta. Miles de hermanos portugueses presenciarían en Balaídos la mayor derrota cosechada por su equipo en toda la historia: 7-0. El partido jugado en Lisboa fue mero trámite para los suplentes del Celta que empatarían en una noche fría.

1990-2000 europa 2

Con semejantes credenciales se cruzaría el equipo celeste con la Vechia Signora, líder de la Serie A italiana; la Juventus de Turín. Se las prometían felices los discípulos de Ancelotti con la pírrica victoria cosechada en Delle Alpi (1-0), hasta que el “infierno de Balaídos”, lleno hasta la bandera, le sacó los colores con un 4-0.

Al final el cruce con el equipo francés del Lens nos dejaría la extraña sensación de fracaso al empatar en Vigo (0-0) y perder en los minutos finales por 2-1 en el Estadio Félix Bollaert.