Carlos Mouriño, rotundo: “El proyecto de la ciudad deportiva es absolutamente legal”

El presidente del RC Celta, Carlos Mouriño, compareció antes los medios de comunicación este lunes en el Salón Regio de A Sede para analizar la situación de la futura ciudad deportiva del club tras las alegaciones del Concello de Vigo al proyecto celeste en Mos. “Afirmamos con rotundidad que todo lo que estamos haciendo para concretar la ciudad deportiva es total y absolutamente legal”, afirmó el mandatario céltico que, además, puso a disposición de los medios los informes técnicos que avalan la legalidad del proyecto.

 

“Con gran asombro y estupor, nos hemos enterado por un comunicado de las observaciones que el Concello de Vigo hace a nuestra ciudad deportiva en Mos”, comenzó expresando Carlos Mouriño, “y digo con asombro y estupor porque, en principio, rompe el acuerdo que teníamos establecido y al final lo único que hacen es confundir al celtismo y a la ciudad”.

“No le estamos pidiendo nada a Vigo”, subrayó Mouriño, quien detalló cómo el uso de servicios como el agua no exigiría ningún consumo de recursos vigueses. El presidente celeste transmitió con énfasis el agradecimiento del RC Celta a la ciudad olívica, a los ciudadanos y a los celtistas pero, al mismo tiempo, declaró que “desgraciadamente no tenemos que estar agradecidos para nada al ayuntamiento” antes de remarcar que “el Celta no le cuesta absolutamente nada”.

“Quisimos enraizar el club a Vigo y lo hemos demostrado con esta sede. Queremos hacer cosas en Vigo y por Vigo, pero no nos dejan”, declaró Mouriño quien critica la intromisión del Concello en el proyecto de ciudad deportiva, quebrando así lo acordado hace tan solo unos meses: “Alcalde, no me sometes. Aceptamos el acuerdo para la concesión de Balaídos a regañadientes, aunque no creamos que sea lo mejor para el Celta, si el Concello no se entrometía en la ciudad deportiva. En estas condiciones no habrá acuerdo”, advirtió.

Carlos Mouriño finalizó su comparecencia ante los medios destacando una vez más el agradecimiento del Celta a la ciudad -“Nos acogió y pasó con nosotros momentos difíciles y de riesgo, les debemos mucho”- y mostrándose de nuevo contundente sobre el Concello: “El alcalde gobierna una ciudad, pero no es el amo de los ciudadanos y tampoco del Celta”, sentenció.