El Salón Regio se inunda de celtismo en la imposición de las Insignias de Oro del RC Celta

Un espacio especial para un evento especial. El Salón Regio de A Sede se puso de gala este miércoles en uno de los actos más emotivos de la temporada. El RC Celta impuso la Insignia de Oro a 43 abonados que este año han cumplido medio siglo de antigüedad como socios del club. Cada uno de ellos es un ejemplo de fidelidad, pasión y amor por los colores del RC Celta.

Instantes antes de la imposición de las insignias, el presidente Carlos Mouriño puso en valor a los homenajeados, de los que ensalzó su «compromiso», «emoción» y «alegría» durante los 50 años de apoyo ininterrumplido al club.

«Lleváis 50 años junto al club. Nosotros llevamos 13 a cargo del equipo. Estamos en el Salón Regio de la Sede del RC Celta, que es vuestra casa. Fueron sueños los que nos llevaron a creer que podíamos llegar a esto, y no solo a esto, si no a seguir soñando para que estos sean los primeros pasos que debe dar un equipo como el nuestro para consolidarse en todos los ámbitos», apuntó el presidente.

Carlos Mouriño destacó el paso al frente del club en los últimos años. «Hemos conseguido estabilidad financiera, no tenemos ninguna deuda y hemos crecido en otras áreas. Este año hemos recibido el premio Gacela a la empresa que durante tres años seguidos tuvo un mayor crecimiento económico, un premio a la gestión general del club y un reconocimiento por ser la 15ª cantera mundial que más jugadores aporta a las grandes ligas del mundo. Hemos tenido muchísimas distinciones que nos han hecho pensar que podemos seguir creciendo», señaló durante su intervención. Además, avanzó que en los próximos días comenzarán los trabajos de construcción de la primera fase de la ciudad deportiva tras recibir la licencia pertinente.

Por último, también lanzó un guiño a la cantera. «En la época moderna nunca hemos tenido tantos canteranos en el club como ahora. Los cuatro capitanes que hoy están aquí son de la provincia y eso también nos da una marca de identidad. Desde el primer día defendimos la cantera y dijimos que era más importante gastar 1 millón en ella que en un futbolista de ese valor», afirmó Carlos Mouriño.

Junto al presidente asistieron al evento los miembros del consejo de administración, directivos, cuerpo técnico y los cuatro capitanes del equipo para rendir merecidísimo homenaje a unos abonados que son ejemplo para todo el celtismo.

Tras entregar a cada uno de los homenajeados su insignia de oro y diploma acreditativo, los 43 abonados históricos se hicieron una foto de familia junto a la directiva del RC Celta, los capitanes y el cuerpo técnico.