Iago Aspas celebró 300 partidos con el RC Celta

Iago Aspas celebró por todo lo alto, con una actuación legendaria, su partido oficial número 300 con el RC Celta. El de Moaña regresaba a los terrenos de juego después de tres meses lesionado y su vuelta al verde no podía haber sido más espectacular.

Con un 0-2 al descanso, el delantero gallego se echó al equipo a las espaldas y, con la fuerza de sus compañeros y de una afición increíble, marcó el camino hacia la remontada. Un gol de falta directa, otro desde el punto de penalti y un partido inolvidable, lleno de tensión y emoción, que terminó con lágrimas en los ojos de todos los celtistas, también en los del genio: “He sufrido mucho en los últimos meses sin poder ayudar al equipo. No nos merecemos esta afición. A cuatro puntos de la permanencia, llegamos 0-2 al descanso jugándonos la vida y gracias a ellos hemos remontado”, declaró Aspas tras el choque.

Iago Aspas, que ya suma 130 goles como celeste, engrandeció su leyenda con una nueva exhibición en su partido 300.