Un viejo conocido regresa por Halloween…

Samaín, Halloween, Noche de Brujas, Noche de Muertos… vuelve la víspera de Todos los Santos, la noche más terrorífica del año. El RC Celta se une a esta celebración, cuyo origen se encuentra en la festividad céltica de Samhain, con un cartel de película que trae de vuelta a un viejo conocido del celtismo.

Presentado en Balaídos el 17 de julio de 1996, Celestino fue la segunda mascota del RC Celta tras Nocho, la gaviota que rendía tributo al mítico futbolista celeste Joaquín Santomé “Quinocho”. Inexpresivo o poco agraciado fueron tan solo algunos de los terribles calificativos que Celestino sufrió desde su entrada en escena. Ante el repudio de los aficionados más veteranos, la mascota buscó amparo entre el sector juvenil e infantil… pero no fue precisamente amor lo que encontró entre los más pequeños: “Los niños me tiran de todo”, declaró a La Voz de Galicia en 1998, hastiado por su fama de asustar a los infantes.

El club intentó respaldar a su mascota y en el año 2002 organizó una encuesta en la antigua página web de la entidad con el fin de revelar la auténtica opinión de la afición de una vez por todas. El resultado del sondeo no pudo ser más escalofriante: el 65% de los votantes mostró su aversión hacia el narigudo personaje. Era el ocaso de Celestino. La tensión con la polémica mascota llegó a su máximo nivel poco tiempo después, en el 2005, cuando fue señalado como culpable del descenso del equipo a Segunda División y elegido Meco de los Carnavales. Su condena: la hoguera.

Su historia es conocida por todos los celtistas, pero nadie parece querer recordarla. ¿Remordimientos tal vez? Cuenta la leyenda que el espíritu de Celestino continúa vivo, paseando por las instalaciones del club, espectador silente de los devenires del club de sus amores. No son pocos los aficionados que aseguran haber sentido su presencia en el Museo del RC Celta en Balaídos… ¿Y tú? ¿Le has visto?